Lo que he aprendido escuchando a Rozalén

Hace unos meses descubrí a Rozalén, una cantante que cuando la escuché la primera vez no me provocó ni fú ni fá. La escuchaba mi hija mayor en casa de una amiga y reconozco que no le presté demasiada atención, hasta que por su noveno cumpleaños, otra amiga nos regaló unas entradas para su concierto del pasado Noviembre en Madrid. Sabiendo un poco de lo que iba esta música (cantautora, quizás a la guitarra, en un teatro, todo el mundo coreando sus canciones) no iba a ser yo la que llegara sin haberla escuchado y con mi querido Spotify me puse las pilas y oh! mi sorpresa que nada más empezar con el disco “Cuando el río suena” me conquistó. La canción La Puerta Violeta, como podréis imaginar (incluye la palabra Violeta, mi oreja se abre y se multiplica) me dejó prendada y aunque no sabía el tema del que iba esta canción, como supe luego, la letra me enganchó y me hizo prestar atención al resto del disco. Tengo que decir que al ponerlo en modo aleatorio también me salieron canciones de sus discos anteriores y puedo decir que no podría elegir qué discos de los tres me gusta más aunque haya canciones que me ponga en modo repetición una y otra vez por lo sustancioso de sus letras. Y ahora te cuento lo que he sacado de cada canción, que por supuesto tiene que ver con mis experiencias y a lo que ahora mismo estoy abierta. Si en tu caso alguna de las canciones que comento te han despertado alguna otra emoción, estaré encantada de que me dejes tus comentarios al respecto.

La Puerta Violeta: Cuando la escuché no sabía que el tema de esta canción era relativo a la violencia machista, lo relacioné con la puerta que abres cuando tu conciencia se expande y te permites ver las cosas desde otra perspectiva. Como futura facilitadora de Biodanza, donde experimentamos la apertura de conciencia a través del movimiento y el contacto con el grupo. Lo asocié a la libertad que sentí y siento cada vez que descubro algo más de mi misma, que me permite también entenderme un poco mejor y desarrollar capacidades para encontrar respuestas a las situaciones que se me han despertado gracias a intentar ver la vida con “otras gafas”. Quien dice Biodanza, digo mi maternidad, que ha supuesto sin duda un antes y un después en mi forma de ver la vida.

“Pero dibujé una puerta violeta en la pared
Y al entrar me liberé
Como se despliega la vela de un barco
Desperté en un prado verde muy lejos de aquí
Corrí, grité, reí
Sé lo que no quiero
Ahora estoy a salvo”

Dragón Rojo: Situaciones que nos han podido suceder a cualquiera tras un desengaño amoroso, una situación de decepción y que las paga “otro”. La vida misma enfocada y tratada con una belleza alucinante, pero removedora donde las haya. Un espejo donde mirar nuestras recaídas y quizás nuestra incapacidad para repetir patrones. Una mirada piadosa hacia nuestras emociones, “consideradas negativas” y que están ahí y son legítimas: odio, rencor, deseo de venganza, dolor, despecho.

“Te juro que no quise sentir nada
Solo escribir una traición
Vengarme en otro cuerpo parecido
Ni besos a mitad de labio
Ni una canción en ese último bar
Solo escupirte mi dolor”

Girasoles: Esta canción que rescata el amor en toda su extensión y es un canto a las buenas acciones, al amor que sientes por alguien que te mira y te derrites, un homenaje a todas esas personas que trabajan por el bienestar humano, una canción de buen rollo y digna de una ronda de alegría, de unos bailes con miradas presentes y lo que surja.

“Así que le canto a los coherentes
A los humildes que buscan la paz
A los seres sensibles que cuidan de otros seres y saben amar
A todos los que luchan por nuestros derechos
Miran a todo hombre igual
A quienes no me juzguen
Y a quienes estén dispuestos a compartir
A ti mi compañero que tienes alma pura
Que es tu corazón bondad
Respetas mi espacio vital
Me escuchas bien atento
Y besas con cariño cada parte de mi cuerpo”

Justo y El Hijo de la Abuela: En estas dos canciones aunque sean temas que no comparta a menudo y que quizás tienen un tinte un poco más político, ella le da posibilidad, mostrándolos desde el lado humano que reflejan. Me quedo con la valentía y también todo el dolor que pueden suponer algunas historias, viéndolas desde cada lado. Siento muchas veces que sólo escuchamos nuestra versión y siempre, en todos los casos, mal que nos pese, hay versiones de cada historia y por mucho que nos neguemos igual de importantes para quien las vive.

“Y ahora yo logro oírte cantar
Se dibuja tu rostro en la armonía de este lugar
Y ahora yo logro oírte cantar
Si no curas la herida duele, supura, no guarda paz”

“No sé de dónde vienes ni lo que hiciste ayer.
Aquí tienes un techo, un plato en la mesa
Esta será tu casa, Miguel.
No sé de dónde vienes ni lo que hiciste ayer.
Aquí tienes tu cama, una madre, una hermana
Esta será tu casa, Miguel.”

La que Baila para ti: BUUUM! y con esto quiero decir que esta canción me ha hecho llorar muchísimo, tanto que no me había dado cuenta lo que cuesta decir a veces definitivamente ADIÓS. Un duelo como una casa recoge esta maravilla de canción, con todas sus etapas y también cargada de verdad, compasión, dolor, y también de capacidad de reponerse y aliviarse para dar paso a lo siguiente. Es una de mis favoritas, lloré en el concierto y lloré muchísimas veces también escuchándola porque dejar de ser la que baila para alguien, o algo, requiere muchas veces de valentía, de mucha decisión, de aprender a soltar y con ello a veces viene implícita la rabia, el enfado, la negación, hasta que llega la aceptación y por fin la sanación, la calma, ver ese paso como un aprendizaje y dejarlo ir.

Tu nombre y Antes de verte: Estas hablan de amor, cotidiano, de situaciones que nos habrán pasado a más de una y que también me ha gustado mucho que ella mencione. Habla de tópicos que tenemos muchas veces en la cabeza sobre sentirnos especiales, y que los hay que cambian gracias a nosotras. (Que si no lo sabéis, os lo digo, es mentira, ni falta que hace, por otro lado, pero que a veces nos empeñamos en construirnos realidades porque creemos que así seremos felices)

“Y aquí estoy otra vez
En la barra del bar
Maldiciendo tu nombre
Volviendo a tropezar
Mendigando caricias
Sin amor, sin piedad
Y cuanto más te busco yo
Tú no me dices ná”

“Siempre me emborracho antes de verte
Casi sin tomar una gota de alcohol, oh oh
Canto para dentro todo lo que te diré
Pero siempre que te encuentro, me quedo sin aliento”

Amor prohibido: Bellísima canción dedicada a sus padres y a su relación que si leéis los artículos que enlazo más abajo tiene también mucho de valiente y a mí personalmente me ha parecido de muchísima honra hacia ellos.

“Y ese amor, tan sagrado,
Tan callado, tan secreto,
Tan contado,
Tan de dos y tan de nadie,
Tan puro y de pecado,
Tan furtivo y murmurado,
Tan sin perdón de Dios.”

Cuando estuve en el concierto tuve la sensación de estar en una sesión terapéutica donde se tocaban muchos palos, de respeto y honra a los orígenes, de belleza y cuidado y una calidad increíble y supongo que se nota muchísimo que me encantó y es que hacía mucho tiempo no tenía una experiencia así relacionada con la música, recibí su humildad y también su profundo agradecimiento por estar ahí, todos los que estábamos llenando el Prize. Ella estaba emocionadísima y así nos pudo transmitir a su público, lo que nos llevamos. Esto, que salía de su esencia y su deseo de transmitir lo que ella es, es lo que me llegó al corazón. Su cuidado, el querer hacer las cosas un poco distintas, con su compañera que traduce en lenguaje de signos ¡TODO EL CONCIERTO! Invitar a subir a todas las niñas y niños que había en el teatro a cantar con ella “Las Hadas existen”, porque sabe que también tiene un público infantil que la sigue y la admira. Honestamente a mí me pareció increíble y qué más puedo decir que mi niña fue la que me abrió una vez más una puerta a esta maravillosa cantante. Me encanta la gente que emociona pero lo que más me encanta es que emocionan siendo ellas mismas.

Te dejo por aquí un par de artículos sobre Rozalén que me han gustado para que conozcas un poco más y estaré encantada de que me comentes si tú también te desgañitas cantando sus canciones.

Conversaciones con la abuela

https://www.elespanol.com/cultura/musica/20170915/246976331_0.html

http://www.notodo.com/rozalen-entrevista

 

¿Te ha interesado este artículo?

Te invito a formar parte de la Comunidad En Violeta.