Luna nueva en Leo

padre-e-hija

Extraigo este texto de La Mujer Lunar porque me ha parecido precioso y que quiero compartir con las mujeres que estáis por aquí. Sobre todo a las que me acompañáis en los encuentros de Mujeres.

Permiso Para Ir Hacia Papá

La Luna Nueva en Cáncer del mes de junio nos pidió ensoñar a mamá y su claustro -ese hogar primero que necesitamos siempre para NACER y Re-NACER. Quienes sentimos la necesidad de hacerlo, de algún modo, “hicimos las paces” con las historias que nos contamos de mamá, de su maternidad y maternaje. Esa primera semillita fue puesta ahí en la oscuridad creadora y el agua-sustento con el rezo de hallar nuestro lugar en el mundo.

Y como en la vida misma sucede, después de gestarnos -de haber tomado a mamá en el corazón, es necesario “salir al mundo”, “nacer”, SER VISTOS,  ABRIR nuestra medicina (esas cualidades, sanación personal y bondades que encontramos en la auto-curación), es decir, TOMAR A PAPÁ.

La Luna Nueva en Leo, que acontece este 26 y 27 de julio, ya conjunta a Júpiter -el planeta benéfico y de expansión, y cuadrando a Marte -planeta de la fuerza masculina, nos está invitando a encender un fuego nuevo en el corazón, y para hacerlo es necesario conciliar la historia que nos hemos hecho de esa fuerza masculina primera: PAPÁ. 

***

Desde el punto de vista transgeneracional, mamá es quien da la vida y papá es quien da el permiso para triunfar en la vida. A un nivel álmico, cuando nos reconciliamos con nuestra madre interna (luna) -y nos nutrimos, nos parimos, nos damos antes de dar, nos situamos en la vida sanando las heridas, nos sabemos nuestro hogar- deviene la necesidad impostergable de reconciliarnos con nuestro padre interno.

¿Y cómo hacerlo? Por muchos años, sobre todo en Occidente, hemos vivido el estereotipo de papá como un hombre de gesto fuerte, duro, hasta violento, o bien desde una terrible ausencia. Nuestras historias con papá también tienen heridas, en ocasiones muy dolorosas como para ir a ellas. Y sin embargo, el Cielo es sabio y nos cuenta que  ha llegado la hora de soltar nuestras historias con papá, para profundizarnos en un hermoso perdón que sólo se puede dar cuando NOS perdonamos haber hecho de papá una cárcel, un verdugo, una eterna ausencia, una llaga en la planta del pie, un pilar fuerte e inconmovible desde el cual se debía sujetar toda nuestra idea de familia.

Para TOMAR A PAPÁ, ES NECESARIO SOLTAR A PAPÁ. Y para comenzar a hacerlo podemos tomar una fotografía imaginaria de él en nuestro corazón y elevar el rezo conocido “Lo siento, Te Amo, Gracias”, sintiendo cómo lo liberamos de todas nuestras expectativas y cuentos falsos, para abrazarlo poco a poco como ser humano, como ser sintiente, como un hombre más con heridas, anhelos, equivocaciones y mucho corazón.

***

La energía desmedida y violenta a la que dimos por nombre “Patriarcado”, y que ahora está agonizando, no sólo fue una terrible cárcel para las mujeres, si no también para los hombres. Por mucho tiempo la fuerza y el poder masculino se vieron corruptos, y alejados de sus verdaderos principios. 

Con esta luna, con esta configuración el llamado es a soltar la otra mitad de nuestras creencias pasadas y obsoletas -las del lado masculino, y permitirnos ir hacia papá desde otro lugar, desde otra infancia, desde otra percepción. Ir hacia papá es una metáfora del permiso inconsciente que nos damos para ir hacia el éxito, pero desde la Verdad, desde lo que cada un@ de nosotr@s decidimos que es el ÉXITO  y el triunfo para nosotr@s.

Durante mucho tiempo este “ir hacia afuera” y “ser vistos” se manejó en términos de triunfo  y éxito como equivalentes de adquisición material, competitividad profesional y poder sobre otros. Hoy, muchas mujeres y hombres sabemos que esto no es así, y poco a poco, vamos re-construyendo y re-significando nuestra alegría de “ir hacia afuera”, en espiral perfecta. 

Mamá y Papá: El fuego en el corazón aviva el camino

Leo es signo fijo de fuego (el corazón del verano y del invierno), es la Casa del Sol, y nos habla de nuestra infancia, de nuestra luz interna, del corazón, del liderazgo, de la seguridad, de la vitalidad, de la inocencia y de la expresión externa.

Con la Luna y Júpiter de visita en la Casa del Sol, el llamado es a MAGNIFICAR y HONRAR nuestra creatividad, lo que nace del CORAZÓN. Y esto sólo puede lograrse, así, tomando lo femenino  y lo masculino equilibradamente en nosotr@s; lavando los arquetipos de ambas energías puestos en MAMÁ & PAPÁ, incluyendo sus imágenes en nuestra esencia, agradeciéndoles nuestro nacimiento y nuestra vida, soltándolos de toda expectativa y necesidad.

La primera mitad del año nos llamó fuertemente a encontrar, identificar y poner nombre a los enojos con lo masculino; esta segunda mitad del 2014 y AÑO NUEVO para la cuenta del tiempo maya, nos está invitando a reconciliarnos con ese masculino, para poder encender en armonía nuestro poder personal y ofrendarlo a la sincronicidad colectiva, a la gran matriz creadora. La invitación es a continuar el camino, equilibrados, sin miedo, con el fuego-corazón en amoroso cuidado, entre las manos de nuestra madre y nuestro padre internos. 

Permitirnos momentos de silencio, meditar,  identificar y soltar heridas de infancia, jugar con nuestr@ niñ@ intern@, abrirnos a nuevas posibilidades de servir al mundo, darle apertura amable a nuestra medicina -en humildad completa- nos dará atisbo de cuál es nuestro lugar en el mundo y cuál es nuestro sitio en este nuevo tejido dimensional.  

Abrazando nuestra Luna -mente y emociones- seamos, pues, nuestro propio Sol, ¡y en confianza, y descalzos -como cuando niñ@s- tengamos inocencia de percepción para co-crear el nuevo mundo, en donde somos agentes activos en la construcción de la realidad. Aquí y ahora, en confianza perfecta abracemos el PERMISO QUE TENEMOS PARA IR HACIA PAPÁ.

)O( La Mujer Lunar )O( 

¿Te ha interesado este taller?

Date de alta y recibe información de los talleres en tu email.